Aprovechando la entrada en vigor de la obligación de registrar el tiempo de trabajo de todos los trabajadores y que el tacógrafo ya realiza estas funciones para los conductores desde 2007, CETM-Madrid aprovecha para solicitar la extensión del uso de un tacógrafo para todo tipo de vehículos que realicen trabajos relacionados con el transporte de mercancías por carretera.

Según la organización, esta ampliación del uso del aparato de control a los vehículos de menos de 3,5 de MMA, que no están obligados a instalarlo, «serviría para velar por la seguridad y la salud de los trabajadores», al tiempo que «contribuiría a erradicar prácticas desleales y anticompetitivas en el sector», indepedientemente del tamaño que utilice en los servicios.

De igual modo, la organización empresarial del transporte madrileño también cree la medida ayudaría a «frenar el alto índice de siniestralidad de los vehículos ligeros de los últimos años, ya que los accidentes de furgonetas ha crecido un 41% en los últimos cinco años, según los datos de la Dirección General de Tráfico».

Al mismo tiempo, CETM-Madrid aprovecha para recordar que, aunque el tacógrafo se considera válido como elemento de registro de jornadas de los conductores, las empresas deben prestar especial atención a que el conductor realice un uso adecuado del mismo.