La Autoridad Portuaria de Tarragona ha presentado los resultados del año 2020, con una disminución del 19,3% de los tráficos de mercancías a consecuencia del Covid-19 y un beneficio de 740.000 euros a pesar de los efectos negativos que ha tenido esta crisis en la economía.

A ello se añade el cierre del puerto durante una semana por el temporal Gloria, la parada del polígono químico por el accidente de IQOxe, la parada técnica de un mes de Repsol, la desaparición del tráfico de carbón y una cosecha de cereales récord que ha retrasado las importaciones.

En total, se han manipulado 26,8 millones de toneladas, destacando los 18,3 millones en graneles líquidos, que han retrocedido un 13,6%, así como los 6,5 millones en graneles sólidos, con una caída del 33,3%. Por su parte, la carga general ha alcanzado los 1,5 millones de toneladas, correspondiendo otros 0,5 millones a otras mercancías.

En lo económico, el puerto ha tratado de aliviar los efectos de la pandemia con bonificaciones a las empresas portuarias por valor de 3,8 millones, y reducciones a la tasa de ocupación y tasa de actividad por valor de 1,6 millones.

Estas medidas se suman a las bonificaciones a la tasa de mercancía y a la tasa de barco para fomentar determinados tráficos, y las bonificaciones por Buenas Prácticas Medioambientales.

Inversiones

En cuanto a sus inversiones en curso, la ZAL cuenta con unos 30 millones de presupuesto y ya ha superado todos los trámites para su urbanización. El puerto está redactando el proyecto ejecutivo y licitando las obras para las conexiones con la red de carreteras, mientras avanza en la implantación de empresas.

Además, en mayo se iniciará la primera fase de la Terminal Intermodal de Puerta Centro, en Guadalajara, y se está elaborando el proyecto de ejecución de la segunda, con 14 millones de euros de inversión prevista entre ambas fases.

El presidente del puerto, Josep Mª Cruset, ha anunciado durante la presentación de los resultados la entrada en la recta final de la tramitación del proyecto de construcción del contradique de Els Prats, mientras que las obras del muelle de Baleares terminarán en junio.

Igualmente, ha puesto en valor la implantación de varios proyectos, como la ampliación de la red ferroviaria o el Sistema de Entrega de Productos Agroalimentarios, que ya ha reducido en 50 minutos el tiempo de espera de los transportistas.

Nuevos avances para 2021

Respecto a 2021, en febrero ha entrado en servicio la nueva ruta ro-ro semanal con el puerto de Izmir, en Turquía, que puede operar hasta 2.000 camiones mensuales.

Además, se ha presentado el memorándum de entendimiento con CTC para operar la Terminal Intermodal de la Boella, que permitirá pasar de los 20.000 vagones de carga operados en el puerto a 120.000 a partir de 2023. El inicio de las obras de acondicionamiento está previsto para junio de 2022.

En relación a esto, Cruset ha recordado que alrededor de 2023, entrarán en funcionamiento la ZAL y la Terminal Intermodal de Guadalajara, y estará totalmente operativo el Corredor Mediterráneo, con lo que el puerto estará en las mejores condiciones para crecer en carga general.