Precisamente en un momento en el que se acaba de articular el procedimiento para poder ampliar el plazo de las concesiones portuarias de 35 a 50 años, con el objetivo de equipararlo al límite en Europa y aumentar las posibilidades de inversión privada, la nueva Terminal de Contenedores de Tenerife (TCT), operada por OHL, ha solicitado a la Autoridad Portuaria que se derogue la segunda prórroga a la empresa Capsa para seguir con su labor en el muelle del Bufadero de 2019 a 2024, según ha informado el diario ‘El día’.

A pesar de que se esperaba que la entrada de OHL diversificara la llegada de materiales y de países al puerto tinerfeño, TCT ha pedido que se anule o se deje sin efecto dicha prórroga al ser «nula de pleno derecho», ya que «Capsa compite en el mismo sector de actividad y en el mismo puerto»,  conforme a lo recogido en el medio canario. En el caso de que finalmente, la Autoridad Portuaria de Tenerife rechazase la renovación, «facultaría a TCT a ampliar su terminal, solicitando la concisión anteriormente ocupada» por la Compañía Auxiliar del Puerto.

Para realizar esta solicitud, TCT se ha apoyado en dos sentencias del Tribunal Supremo, una del 7 de abril de 2003, y otra del 8 de junio de 2008, que apoyarían el «interés legítimo» de esta compañía al pedir que se revise la concesión de esta prórroga, alegando que podría haber un beneficio «jurídico, económico o moral».

A pesar de que ninguno de los otros dos implicados se ha pronunciado formalmente, de momento, la Autoridad Portuaria ha otorgado a Capsa un plazo de alegaciones hasta el 28 de julio, mientras que esta empresa se ha mostrado confiada en que finalmente se mantendrá la concesión de la segunda prórroga. Por ahora, Capsa, que lleva operando en el puerto de Tenerife cerca de 50 años, efectúa el 75% del tráfico de contenedores en el puerto, mientras que OHL tiene el 25% restante.

Esta lucha entre ambas terminales es, en parte, consecuencia de una importante disminución en el movimiento de contenedores en el puerto tinerfeño debido a la crisis económica y agravada por la competencia con el puerto de Las Palmas.