La compañía de terminales de almacenamiento de graneles líquidos Tepsa inauguró, a principios de este mes de junio, la nueva operativa de carga y descarga de productos químicos en ferrocarriles, a través de isocontenedores, en su terminal de Barcelona.

El pasado miércoles 5 de junio se realizó la primera carga de vagones isocontenedores en el apartadero ferroviario, construido por Tepsa en 1989 y situado en el Muelle de la Energía del puerto de Barcelona, en la parcela de la que la empresa es concesionaria.

Hasta ahora, la empresa había dedicado este ferrocarril a la carga de productos petrolíferos, fundamentalmente gasoil, operando en este espacio ferroviario catalán de forma discontinua desde sus inicios, debido a las oscilaciones en la demanda de estos servicios.

Proyecto de adecuación del ferrocarril

Tepsa inició en 2013 un proyecto de modernización de este apartadero, cuya primera fase consistía en adecuar las instalaciones para la carga y descarga de vagones dedicados a productos químicos.

Los primeros trabajos han consistido en la instalación de los contadores, equipos de bombeo y equipos de seguridad necesarios para operar con esta clase de productos y en la adaptación de la infraestructura para poder cargar y descargar isocontenedores. 

La primera operación con la que quedó inaugurado este tipo de tráfico consistió en la carga de 208 tn de Monoetilenglicol, más conocido como MEG, en un tren formado por 4 plataformas y 8 isocontenedores que fueron cargados por la válvula inferior.

Este tipo de producto se recibe por vía marítima en las instalaciones de Tepsa, procedente de Oriente Medio, y es almacenado para su expedición por tren con destino Selgua, Huesca, donde los isocontenedores son descargados sobre camiones con plataforma para poder ser transportados por carretera, unos 20 Km, hasta la planta de producción.

Tras esta primera carga de prueba, esta operativa se realizará una vez por semana