El Consejo de Administración del puerto de Barcelona celebrado el pasado miércoles ha autorizado la transmisión de la concesión de la terminal multipropósito ubicada en el muelle Príncipe de España, titularidad de Terminal Catalunya (Tercat), a la empresa Sociedad Anónima Manipuladora de Mercancías ( Sammer).

Tercat también traspasará a Sammer su licencia para la prestación de servicios portuarios básicos de manipulación y transporte de mercancías de tráfico de carga general, excepto el tráfico de contenedores operados mediante manipulación vertical, y granel sólido en esta terminal multipropósito.

La decisión se ha tomado una vez que se ha trasladado toda la actividad de contenedores de Tercat a la nueva terminal BEST del muelle Prat. Así, Tercat ha revertido a la Autoridad Portuaria la concesión que tenía el muelle Príncipe de España para la manipulación de contenedores. La única parte de la concesión de Tercat que quedaba pendiente era esta terminal multipropósito, que ahora se transmitirá a Sammer.

Urbanización del Muelle Costa

Por otro lado el Consejo de Administración del puerto Condal también ha aprobado la convocatoria del concurso público para urbanizar el entorno del muelle Costa, donde actualmente se está construyendo la terminal de short sea shipping de la naviera Grimaldi. El presupuesto de licitación de la obra es de 4,7 millones de euros y el plazo de ejecución se ha fijado en un máximo de 6 meses.

Esta actuación, que incluye también la reordenación del espacio viario para integrar la nueva terminal, es necesaria para el cambio de actividad que se está produciendo en este ámbito del Puerto que en los últimos años se ha transformado, pasando de ser un área industrial a un espacio con características urbanas donde se concentran las estaciones marítimas que prestan servicio a las rutas con destino a Baleares, Italia y Norte de África…

Actualmente, el muelle de Sant Bertran incorpora la terminal de Acciona con una urbanización tipo bulevar que facilita el acceso de los peatones y vehículos en la instalación. El objetivo de este proyecto es ampliar este paseo para incorporar esta nueva zona urbana, logrando así que los usuarios de la nueva terminal de Grimaldi puedan acceder y salir de la instalación sin entrar en el área restringida del Puerto.

En total, la obra afectará a 30.873 m² de terreno portuario que se sumarán a los espacios públicos urbanos de Barcelona.