El puerto de Ferrol ha acogido por primera vez una operación de suministro de GNL a un gran buque de transporte de pescado vivo, que se ha desarrollado en el denominado Nuevo Muelle de la dársena interior.

Se trata del Bjørg Pauline, un buque híbrido que funciona con gas y electricidad, que acaba de ser construido en el astillero turco Tersan y ha efectuado escala en Ferrol en su ruta hacia Noruega. Con 86 metros de eslora y 19 de manga, ha sido diseñado para cargar 600 toneladas de pescado y prestará servicio para la industria del salmón.

La operación fue realizada por Repsol, que utilizó dos camiones cisterna cargados con GNL en la terminal de Reganosa. En total, se suministraron 90 m³ de combustible en una operación sencilla, segura y limpia.

Ha sido la tercera operación de suministro de gas natural licuado a buques en tránsito, tras las realizadas en febrero de 2019 con los ferries Samnøy y Huftarøy, que recibieron 178 m³ de combustible.

El GNL es un 26% más barato que el fuelóleo y más eficiente desde el punto de vista ambiental, ya que reduce en un 100% las emisiones de óxido de azufre y partículas, en un 95% las de óxido de nitrógeno y hasta un 28% las de dióxido de carbono.