El pasado lunes 15 Terminal de Contenedores de Tenerife (TCT) comenzó oficialmente a operar al recibir al portacontenedores Spica, procedente de Alicante, y que en su escala propició el movimiento de algo más de un centenar de contenedores en la nueva terminal tinerfeña.

El Spica, buque con pabellón alemán, partió nuevamente a las nueve de la noche rumbo al puerto de Las Palmas. La nave cuenta con 151 metros de eslora y siete de calado, desplazando 7.550 toneladas de registro bruto. En el puerto tinerfeño lo ha consignado Pérez y Cía, S.L.

TCT tiene habilitada desde el pasado mes de marzo una parte de las quince hectáreas que ocupa la terminal, estando previsto que esté operativa en su totalidad en el año 2014. A dicha superficie se encuentra vinculada una línea de atraque de 697 metros y dieciséis de calado, lo que posibilita el atraque de los mayores portacontenedores existentes.

Actualmente, TCT cuenta desde el pasado mes de noviembre con tres grúas super post panamax, cada una de ellas de 1.350 toneladas y 112 metros de altura con la pluma izada, que ya permiten a la estibadora operar megabuques de hasta 14.000 teus de capacidad.

El consorcio integrado por OHL Concesiones y Grupo Marítima Davila es la adjudicataria de la concesión para nueva terminal por un plazo de treinta años. OHL Concesiones lidera dicho consorcio con una participación del 65%, habiendo realizado una inversión de, aproximadamente, 50 millones de euros, 35 de ellos en maquinaria y 15 millones en obra civil.