logistica textil

El operador suma ya cerca de 70.000 m² en siete plataformas logísticas en España.

El operador logístico Thinktextil está ampliando su superficie logística en España, que suma ya cerca de 70.000 m² en siete plataformas, tras las nuevas aperturas de dos centros logísticos en Barcelona y Zaragoza en los últimos tres meses.

Dicha superficie logística podría ampliarse aún más si se confirma el proyecto de una nueva instalación, de 20.000 m², que la firma plantea en la zona centro, en Madrid. Conforme a las previsiones de la compañía, detalladas por su director general, Luis Fernández Velasco, para cadenadesuministro.es, este almacén dedicado podría ver la luz en el primer trimestre de 2016.

Los centros logísticos del operador se ubican en La Coruña, provincia en la que también sitúa sus oficinas centrales, y en Azuqueca de Henares, Barcelona y Zaragoza, en las que cuenta con dos plataformas en cada una de ellas.

El primero de los centros que se ha puesto en marcha recientemente dispone de 7.000 m² y se encuentra en Gerona, en el municipio de San Felíu de Buxalleu, aunque muy cerca de la instalación con la que el operador cuenta en el Polígono Mansoroquet, Barcelona.

El segundo centro ha iniciado sus operaciones en el verano de este 2015. Ubicado en la Plataforma Logística de Zaragoza (PlaZa), con 6.000 m² de superficie que se suman a los 12.000 m² de la otra nave que el operador sitúa en el mismo polígono.

De manipulador de prendas a operador logístico

Think Textil nació en 1996 en Galicia como empresa de procesado y logística textil, ocupándose desde la recepción de los contenedores hasta la puesta en tienda de las prendas y gestión de las mismas.

Ahora, procesa hasta 200.000 prendas diarias, ofreciendo servicios de manipulación y acabado, logística tradicional, e-commerce, logística inversa y logística in-house.

A principios de este 2015, Springwater Capital adquirió el 100% de la compañía, después de que los accionistas anteriores tomaran la decisión de salir del negocio, lo que le otorga a la compañía la solidez financiera necesaria para afrontar nuevas inversiones en próximos proyectos.