La Diputación de Guipúzcoa prevé implantar un nuevo programa de financiación de carreteras en octubre de 2014 con el que recaudará 38 millones de euros.

Se está elaborando un borrador de norma foral mediante la cual se prevé implantar un nuevo sistema de tarificación en las vías N-I, A-15, GI-632 y N-121, hasta ahora gratuitas, para hacer frente así al coste del mantenimiento de las vías guipuzcoanas así como a la situación económica en la que se encuentra Bidegi, la sociedad que gestiona las carreteras del territorio.

El peaje será gratuito para todos los conductores guipuzcoanos y contemplará un trato de favor para el resto de conductores vascos y navarros, por ser estos «usuarios habituales» de estas vías.

Sistema de arcos o pórticos electrónicos

La Diputación está trabajando para implantar un sistema de canon mediante un sistema de arcos o pórticos electrónicos, que posibilitaría el pago de la tarifa correspondiente sin que ningún vehículo tenga que detenerse en la vía.

La implantación de este sistema, que resultaría pionero en el Estado y que se emplea en países como Portugal, México, Chile o Austria, supondría un coste inicial de 18 millones de euros así como un gasto de mantenimiento de 1,8 o dos millones de euros anuales aproximadamente, mientras que la recaudación prevista sería de 38 millones anuales.

La Diputación prevé la implantación de 14 pórticos o arcos, siete en la N-I, tres en la GI-632, tres en la A-15 y uno en la N-121 y esperan que este nuevo sistema esté operativo para octubre del próximo año.

Estos arcos detectan el vehículo y los distingue entre ligeros o pesados, por lo que los vehículos no tendrán que parar. Asimismo, con este sistema se puede saber si el vehículo es o no guipuzcoano.

Otra de las cuestiones pioneras que introduce este sistema es que el pago se hará en función de los kilómetros recorridos, es decir, en función del itinerario realmente efectuado, ya que los arcos tienen la capacidad de unir recorridos y en base a ello, se cobra el canon.

El sector del transporte por carretera 

Otro de los principales problemas a los que se enfrenta la Diputación a la hora de poner en marcha estas nuevas tarifas, es el efecto que estas tendrán en los transportistas locales, que serán los grandes perjudicados por el nuevo canon.

Pese a que la diputada de movilidad, Larraitz Ugarte, ha reiterado que trabajará para «no perjudicar especialmente» a este sector, reconoció que la Diputación está «con las manos atadas» para discriminar positivamente a los transportistas guipuzcoanos, ya que la normativa europea no permite que los descuentos sean mayores del 13% en este sentido.

Ugarte insistió en que la Diputación es «consciente» de la «grave situación» que atraviesa el sector e indicó que se están manteniendo reuniones para abordar este asunto.

La diputada justificó el establecimiento de las nuevas tarifas a la necesidad de hacer frente al mantenimiento de las carreteras guipuzcoanas, así como a la «grave» situación en la que se encuentra Bidegi. «Bidegi no tiene capacidad para hacer frente a una deuda acumulada de 900 millones de euros y, si no adoptamos medidas, en 2015 será incapaz de hacer frente a sus compromisos financieros” indicó. Asimismo, la diputada aseguró que, en lo que al mantenimiento de las vías guipuzcoanas se refiere, existe un déficit acumulado de 230 millones.