Gartner ha dado a conocer su ranking de las 25 empresas más destacadas en la gestión de la cadena de suministro para el sector sanitario. Este listado reconoce a las compañías que demuestran haber contribuido a la mejora de la vida humana a un coste sostenible.

Se trata de empresas conscientes de que el incremento en la demanda de servicios suele estar vinculado a una adaptación de la cadena de suministro a las necesidades del cliente, por lo que tratan de satisfacer sus expectativas en lo que respecta a costes, localización y conveniencia.

En la edición de 2016, es Intermountain Healthcare la que encabeza este ranking, tras dos años ocupando la tercera posición. Su mejora se debe a una estrategia para transformar su cadena logística, y a una iniciativa para estandarizar sus productos en 62 categorías, lo que le ha reportado un ahorro de 24 millones de dólares.

Asimismo, la compañía, que se ha visto reforzada por la adquisición de Intalere, ha trabajado en el desarrollo de su Centro de Operaciones para ofrecer mayor equipamiento médico e incrementar su nivel de servicios hasta el 99% en los productos básicos.

Por su parte, Cardinal Health mantiene la segunda posición, tras haberse centrado en la mejora tecnológica para desarrollar nuevos productos y servicios. Además, acaba de firmar un acuerdo de distribución con Biosensors International para ampliar su negocio de intervenciones vasculares.

En cuanto a Mayo Clinic, ha caído hasta la tercera posición este año, pero sigue siendo uno de los actores más consistentes del mercado, situándose entre los cinco primeros durante los últimos seis años. A lo largo de 2016, ha lanzado el programa ‘Reveal‘, que proporciona visibilidad en tiempo real de la cadena de suministro.

Próximos desafíos del sector

En lo que respecta al futuro del sector, Gartner anticipa que podría suponer desafíos significativos en términos de costes y resultados, así como en lo que respecta al lugar y la manera de llevar a cabo los tratamientos necesarios.

La innovación llegará en forma de nuevas tecnologías y nuevos competidores, por lo que las empresas con cadenas de suministro fuertes trabajan para encabezar este desarrollo, colaborando con otras industrias e invirtiendo en soluciones que aporten valor.