Toyota Motor Europe y el Instituto holandés de investigación energética fundamental exploran una forma innovadora de producir hidrógeno directamente a partir de aire húmedo, con el objetivo de reducir la dependencia de los combustibles fósiles y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Ambas entidades han estado trabajando en un método para separar el agua en estado gaseoso en lugar de en estado líquido, que es mucho más común y ofrece algunas ventajas en cuanto a costes y facilidad del proceso a la hora de combinarse con oxígeno en una pila de combustible para generar electricidad, emitiendo como único residuo vapor de agua.

En 2018 se ha desarrollado una nueva célula fotoelectroquímica de estado sólido que por primera vez puede obtener agua del aire y luego generar hidrógeno a partir de la iluminación con luz solar por medio de unas membranas de electrolitos poliméricos, así como unos fotoelectrodos porosos y unos materiales que absorben el agua, combinados en un dispositivo de diseño especial integrado en la membrana.

Ahora, los investigadores se proponen mejorar el proceso para optimizar la estructura del sistema, con el fin de que se incremente tanto la entrada de agua como la cantidad de luz solar que se absorbe.