protestas de los sindicatos en el SIL

Protestas de los sindicatos durante la pasada edición del SIL de Barcelona reclamando sus derechos

El pasado miércoles 4 se celebró el juicio por la demanda de conflicto colectivo presentada por CCOO y UGT contra las organizaciones patronales Transcalit y ACET-UNO Cataluña por la ultractividad del Convenio colectivo del sector de transporte de mercancías por carretera y logística de la provincia de Barcelona.

Según el sindicato CCOO, “una vez más se ha reiterado, en esta ocasión en presencia de los magistrados de la Sala de los Social del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, la situación de bloqueo que ambas organizaciones patronales han mantenido durante el todo el proceso negociador: desde sus inicios, cuando divagaban sobre el alcance de sus respectivas representaciones hasta la famosa fecha del 8 de julio de 2013, en que según sus interpretaciones vencía el convenio”.

Según ha señalado a cadenadesuministro.es José Villares, responsable de transportes del sindicato CCOO, la argumentación de los abogados de las patronales durante el juicio se centró en considerar las negociaciones rotas desde noviembre de 2011, momento en que se celebró la primera convocatoria de huelga que finalmente desencadenó el acuerdo de eficacia limitada con ACET.

En su opinión, esta pretensión carece de base jurídica y real, ya que de ser así Villares se pregunta qué hemos estado haciendo o de dónde han salido las múltiples actas de reuniones firmadas por ambas partes celebradas durante 2013.

Por ello, para el sindicato, resulta claro, de la documentación aportada, “que no sólo se reanudaron conversaciones y negociaciones con posterioridad a esa fecha, sino que, además, la postura patronal ha sido, especialmente desde la promulgación de la reforma de la negociación colectiva, un continuo chantaje en el que estaban convencidos de tenerlo todo ganado” y recuerda que durante una de estas reuniones un asesor patronal llegó a señalar al bando sindical literalmente que “si no queréis ceder en la mesa, ya llegará el 8 de julio”.

A pesar de las buenas impresiones que los sindicatos tienen del juicio celebrado, CCOO entiende que el camino jurídico será largo, “porque si las patronales no obtienen una sentencia favorable recurrirán al Tribunal Supremo siempre con la intención de entorpecer e impedir precisamente que nos sentemos a negociar y con su esperanza puesta en una nueva vuelta de tuerca por parte del legislador, que ya ha anunciado una revisión de la reforma laboral para hacerla todavía más regresiva y dura”.