translipul2

La sevillana Translipul se fundó en 1960.

Tras declararse fortuito el concurso de la empresa sevillana de transporte en cisternas Translipul en 2017 y una vez que el Juzgado de lo Mercantil nº 2 de Sevilla abrió en firme la fase de disolución de la sociedad a primeros de mayo de este mismo año, en julio la compañía hispalense ha quedado finalmente disuelta.

El Boletín Oficial del Registro Mercantil recoge esta misma semana la desaparición de la mercantil andaluza, así como los ceses por mandato judicial de sus consejeros, consejeros delegados solidarios, así como de su presidente, vicepresidente y secretario.

Así mismo, el Tribunal sevillano ha adjudicado la unidad productiva de transportes en cisternas silos de esta empresa a Cisternas Amarillo, empresa constituida por el Grupo Navarro Bernal.

Con esta adjudicación, Cisternas Amarillo mantiene todos los puestos de trabajo así como asegura el mantenimiento de la actividad de transporte de mercancías alimentarias a granel y pulverulentos en cisternas e inicia una nueva etapa en el segmento de cisternas silos alimentarias.

Translipul entró en procedimiento concursal en abril de 2013. Posteriormente, en octubre de 2014 se aprobó el convenio de acreedores para pagar sus deudas durante los cinco años posteriores.

La compañía, empresa de honda raigambre en el transporte en cisternas de líquidos y pulverulentos a granel de Andalucía, fue fundada en 1960 y ahora desaparece sin haber podido superar la honda crisis económica que ha ido minando a numerosas empresas del sector en múltiples puntos de la geografía española.

Hasta su desaparición, la empresa sevillana de transporte en cisternas contaba con una base en la localidad de Carmona que ocupaba una superficie de 39.000 m², así como con una flota integrada por 15 tractoras.