Transportes Busto Camion

Transportes Busto opta por el sistema Dual-Fuel y el GNC como combustible frente a otras opciones.

Transportes Busto, empresa integrada en la agrupación de transportistas de Astre Península Ibérica, ha transformado cinco camiones de su flota, en vehículos Dual-Fuel que serán impulsados por Gas Natural Vehicular (GNV).

La empresa de transporte, pionera en transporte multimodal con la utilización de líneas ro-ro en el Atlántico desde el año 1978, se ha decantado por este sistema para reducir notablemente tanto los costes como la huella de carbono y las emisiones de NOx, que se reducen un 80% con respecto al diésel.

Esta inversión supone una apuesta a largo plazo en una mejora del soporte a cliente, al reducir los costes asociados al combustible y potenciar notablemente la competitividad de la compañía.

Mejor que el GNL

Las razones para escoger el sistema Dual-Fuel y el GNC como combustible frente a otras opciones están relacionadas fundamentalmente con la capacidad y seguridad que ofrecen. Este sistema dual permite el funcionamiento tanto con un con diésel como con GNV. Además, el hecho de contar con un depósito específico para el gas, asegura no quedarse en ningún momento sin combustible.

Otros sistemas como los que consumen exclusivamente Gas Natural Licuado, basados en motores del tipo ‘ciclo Otto’, «sólo pueden integrarse por ahora en vehículos con potencia reducida, siendo poco indicados en camiones de gran tonelaje y largo recorrido» y por tanto, poco adecuados para las operaciones de Transportes Busto, según indican desde la empresa de transporte.

Desde el punto de vista económico, la implantación de este sistema resulta más rentable y de más rápida amortización respecto al sobrecoste que implica realizar y mantener instalaciones de almacenaje de GNL. Del mismo modo, la presencia del GNC es mayor que la del GNL en Europa y seguirá siéndolo, teniendo en cuenta que la Unión Europea ha propuesto que para el año 2020 haya estaciones públicas de GNC cada 150 km.

Por otro lado, este tipo de repostaje es más rápido y se encuentra exento de precauciones adicionales, como las asociadas a la baja temperatura a la que se encuentra el GNL (-160ºC) que lo hace más peligroso e implica el uso de trajes y protecciones especiales, así como la necesidad de despresurizar el depósito antes de volver a llenarlo.