En su discurso ante la asamblea de CETM celebrada esta misma semana en Madrid, la secretaria general de Transportes y Movilidad, María José Rallo, vino a decirle al sector que tiene que aprovechar este momento de cambio para «adaptarse a los nuevos retos» que plantea la recuperación social y económica tras la pandemia.

Según Rallo, «España necesita un sector de transporte fuerte» y eso implica, a su juicio, llevar adelante «un proceso de transformación para superar situaciones del pasado«.

Este proceso de adaptación del transporte a la nueva realidad que deja la pandemia incluye, por ejemplo, que se acepte sin oposición que las modificaciones de los pesos y dimensiones de los vehículos pesados van a ser una realidad más pronto que tarde, porque, según explica la secretaria, forma parte de un proceso «win-win».

En este mismo sentido, Rallo ha explicado a este mismo respecto que es inevitable avanzar en un calendario para que camiones más grandes puedan circular por las carreteras españolas, toda vez que «hay que buscar solución, porque no se puede mantener el actual status quo«.

Minutos antes, Ovidio de la Roza, presidente de CETM, había reconocido que el Ministerio es receptivo a las aspiraciones de los cargadores en relación con los megacamiones.

Peajes en autovías

En esta misma línea, Rallo ha insistido en relación con el plan de peajes para autovías enviado por el Gobierno a la Comisión Europea como parte del plan de recuperación, en que el proyecto sirve para abrir el debate, algo que, en su opinión, no entra en contradicción con el compromiso adquirido por el Ministerio con el sector y que, por este mismo motivo, «no se llevará adelante si no hay consenso».

Sin embargo, a continuación, ha afirmado que, en todo caso, la medida no se aplicaría antes de 2024, porque, según ha declarado, ahora se necesitan medidas políticas anticíclicas y que esta posición se ha explicado al sector.

De este modo parece haber obviado unas palabras anteriores de Ovidio de la Roza en las que indicaba que nadie en el Gobierno les ha consultado sobre el particular, al tiempo que el sector no está dispuesto a ceder, e incluso ha abierto la posibilidad a tomar medidas de presión cuando sea oportuno.