El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha respondido a una pregunta parlamentaria de una senadora de ERC, en relación con la sentencia del Supremo que ha eliminado el requisito de flota para acceder al mercado de transporte, que “la sentencia del Tribunal Supremo no nos queda más remedio que dar cumplimiento a ella”.

Ábalos ha completado su razonamiento explicando que “los requisitos para acceder a la profesión de transportista están previstos en un Reglamento europeo, que plantea que sólo puede regular por parte de Europa estos requisitos, por lo que los Estados no pueden supeditar el acceso a la profesión a otros requisitos”, para concluir que “no queda margen, lo que nos impide añadir o modificar cualquier circunstancia”.

En idéntico sentido se ha manifestado esta misma semana la directora general de Transporte Terrestre, Mercedes Gómez, en el cierre de la última Asamblea de Conetrans, durante la que también se escudó en la regulación europea para dar carpetazo a un requisito de acceso que, visto lo visto, ya no habrá de volver.

Esta situación que, Fenadismer, por ejemplo, dice haber acogido con “sorpresa y perplejidad”, supone una piedra más en las relaciones del Ministerio que dirige Ábalos y un sector que demanda una mayor implicación política ante la incapacidad técnica para ir un paso más adelante en lo que considera sus legítimos intereses.