La directora general de Transporte Terrestre, Mercedes Gómez, ha afirmado esta misma semana en la Asamblea que Conetrans ha celebrado telemáticamente, que el Ministerio mantiene su «compromiso para mejorar el sector ya sea en la mesa o fuera de ella».

Gómez ha defendido la labor técnica que se ha llevado a cabo en los encuentros celebrados por la mesa tripartita y, de manera especial, se ha referido positivamente al documento presentado por el Comité en la última reunión de la mesa tripartita que, a su juicio, proponía alternativas de interés en los ámbitos laboral y mercantil.

En la segunda oleada de la pandemia, Gómez ha afirmado que la labor del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana se centra en establecer carriles especiales para el transporte de mercancías, garantizar de acceso a servicios básicos para los conductores y recomendar que los conductores estén en cabina durante carga y descarga, aspectos en lo que cuentan con el acuerdo a priori de las comunidades autónomas.

Por su parte, el presidente de Conetrans, Carmelo González alaba el «esfuerzo de la Dirección General de Transporte Terrestre», para, a continuación, distinguirlo de la, a su juicio, indiferencia existente a nivel político en el Ministerio con relación al sector.

En esta línea, González también indicó que la organización empresarial seguirá «en la línea de la negociación», aunque también reclama que «queremos sentir que se nos tiene en cuenta, que se cuenta realmente con el sector».

Sin embargo, la difícil situación económica y social del país hacen especialmente difícil que esta voluntad cuaje en algo más que en una simple declaración de intenciones.