Carlos Palacio, secretario general de la Asociación de Transportistas de Gerona Asetrans perteneciente a Conetrans, ha solicitado al gobierno autonómico catalán que sopese la decisión de aplicar el pago por uso, la llamada euroviñeta, en el Eje Transversal (C-25) a partir del año que viene.

En un encuentro entre alcaldes catalanes con el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Santi Vila, el secretario de Asetrans ha reclamado un análisis en profundidad de los perjuicios que esta medida podría suponer para los transportistas locales.

En este sentido, ha reprochado al consejero la falta de concertación con el sector a nivel local sobre los criterios de aplicación de esta medida, así como mecanismos para compensar posibles agravios, ya que tal y como afirma palacio, «nadie ha hablado con nosotros«.

Vila, por su parte, ha sostenido que «no tenía la sensación de esta falta de diálogo«, por lo que se ha comprometido a iniciar conversaciones con el sector para consensuar los detalles de la aplicación de la euroviñeta.

No obstante, el consejero ha reiterado la convicción del ejecutivo catalán de avanzar en el pago por uso de las vías de alta capacidad y ha sostenido que el gran problema es la comparación en términos relativos con el Estado, al que ha acusado de aplicar políticas «cobardes y antiguas«.

Vila ha reconocido no obstante, que el gran peso de los transportistas locales en la circulación en el Eje Transversal, que supone la mitad del total, por lo que ha coincidido en la necesidad de plantear medidas compensatorias para evitar perjuicios al sector.

Palacios ha recalcado que la directiva europea que apuesta por la implementación de la euroviñeta perfila un marco que seguir, pero «no obliga ni es una imposición«.

Así, ha emplazado a estudiar un posible aplazamiento de la aplicación de esta tasa, tal y como ya ha hecho Francia, que ha pospuesto la implantación de la euroviñeta hasta 2015.

El gobierno catalán prevé implantar el próximo año en el Eje Transversal, la carretera C-25, un nuevo peaje para camiones, la denominada euroviñeta, que gravará el tráfico pesado en función del grado de contaminación y del uso de la infraestructura.

Deberán pagar esta tasa los camiones de doce toneladas o más que circulen por la C-25, a excepción de los vehículos destinados a la defensa nacional, la protección civil, los servicios de lucha contra los incendios, urgencias y los cuerpos de seguridad.