carretilla cargando un camion

Transportistas y fabricantes de semis creen que se han dejado de lado algunos criterios de la guía europea de buenas prácticas para la estiba de mercancías.

El  Departamento de Mercancías del Comité Nacional del Transporte por Carretera y Asfares comparten un visión crítica y preocupada por la modificación en el control de la estiba de mercancías en vehículos pesados que ha entrado en vigor en mayo. 

Ambas instituciones estiman que la Directiva europea tiene una finalidad facultativa, no vinculante que en el Real Decreto con el que se vuelca la norma europea al ordenamiento jurídico español presenta, como indican en un comunicado conjunto, «una apariencia de obligatoriedad de normas que no responde ni al texto, ni al espíritu de la Directiva».

De igual modo, las dos organizaciones insisten en que «para mayor desconcierto, se han dejado de lado varios criterios expuestos en la Guía europea de mejores prácticas, publicada a la sazón por la Comisión Europea, para la difusión de la Directiva, apareciendo en su lugar, todo tipo de guiones de origen desconocido con interpretaciones extrañas de la Directiva,  con los que incluso se ha  pretendido formar a los agentes que han de velar por el cumplimiento de la norma».

Como consecuencia se ha generado una «enorme inseguridad en todos los sectores afectados por este Real Decreto, que alcanza a cuestiones íntimamente relacionadas con los vehículos, afectando a las responsabilidades civiles, administrativas e, incluso penales, en abierta contradicción con leyes en vigor, tal como la Ley de Contrato de Transporte Terrestre de Mercancías».

Por este motivo, tanto el Comité Nacional como los fabricantes de semirremolques piden que se tome como referencia imprescindible la guía europea de mejores prácticas para la correcta estiba de mercancías.