nuevo-sistema-scania-one-para-gestores-de-flotas-y-conductores

Tecnología y conocimiento humano deben combinarse en una proporción del 60% y el 40% respectivamente.

Para trabajar de una manera eficaz, transportistas y operadores necesitan entender cuáles son las dinámicas del mercado de transporte de carga. Ambos se enfrentan, en líneas generales, a retos similares, como el aumento de precios, la escasez de capacidad, la necesidad de flexibilidad y rapidez, o la mejora de  la visibilidad en la cadena de suministro. 

Además, comparten la misma idea sobre el equilibrio que debe existir entre tecnología y conocimiento humano en las diferentes tareas, con una proporción del 60% y el 40% respectivamente. Ambos factores, por tanto, deben combinarse para alcanzar el éxito.

El estudio ‘Tecnología + Humanidad‘ de Coyote Logistics recoge los desafíos a los que se enfrentan los profesionales de la cadena de suministro, teniendo en cuenta además que el 50% de los transportistas trabajan de manera simultánea con más de 30 operadores logísticos.

En él, se han identificado las funciones más adecuadas para llevar a cabo por profesionales, cuáles pueden ser optimizadas a través de la tecnología y las que requieren una combinación.

El resultado demuestra que el conocimiento humano, decisivo para aprovechar las capacidades reales de las herramientas, es irremplazable en tareas creativas, en la toma de decisiones y en acciones que requieran un pensamiento estratégico, como la comunicación con clientes y la resolución de problemas con envíos y entregas.

Por su parte, la tecnología, que proporciona visibilidad y datos fundamentales para establecer una correcta estrategia, está mejor posicionada para reforzar las funciones operativas como la gestión de inventario o la reserva de envíos.

Combinación entre tecnología y conocimiento humano

No obstante, no se ha podido identificar ninguna función en las que lo más aconsejable sea utilizar únicamente la tecnología, sin intervención humana. De hecho, los mejores resultados se obtienen cuando la tecnología y las personas trabajan de manera conjunta para atender las demandas del mercado y del consumidor.

Para alcanzar la combinación perfecta entre tecnología y personas, transportistas y operadores deben comenzar por evaluar su cadena de suministro actual e identificar las funciones que pueden ser desarrolladas por la tecnología y aquellas que deben ser llevadas a cabo por las personas.

Partiendo de este punto, los profesionales de la cadena de suministro deberían investigar las oportunidades existentes para incrementar la eficiencia de su negocio e identificar errores que la tecnología o el talento cualificado puedan cubrir.