El transporte frigorífico internacional trabaja, ante la posibilidad de que se produzca una salida del Reino Unido de la Unión Europea sin acuerdo, con un escenario en el que los controles sanitarios y fitosanitarios sobre el transporte bilateral de productos alimentarios, de vegetales y de productos hortofrutícolas se endurecerán.

En este sentido, como ha explicado Atfrie a sus asociados mediante la pertinente circular, si finalmente no se alcanza un acuerdo, Gran Bretaña tendrá desde el próximo 1 de noviembre la consideración de país tercero, al que se aplicarán las normas de comercio internacional desde la Unión, sin que hay reconocimientos mutuos y, por lo tanto, se llevarán a cabo aranceles y acuerdos aduaneros, se ajustaran los incoterms y se establecerá el requisito previo a los controles en fronteras de contar con una licencia.

Así mismo, el caso de los embalajes de madera debe ser objeto de especial atención, al igual que los controles en origen para perecederos y el certificado electrónico para la importación de frutas y hortalizas, entre otros aspectos.

Por otra parte, en relación con los controles sanitarios y fitosanitarios para productos hortofrutícolas, los españoles no necesitarán el certificado fito por los inspectores, ya que se moverán con restricciones como hasta ahora, aunque, en todo caso, el importador del Reino Unido deberá estar registrado en este país, mientras que en el caso de tránsitos entre terceros países podría cambiar el sistema en próximas fechas.