La Dirección General de la Marina Mercante ha adjudicado a Trasmediterránea el contrato de dos años de duración para cubrir la línea marítima de interés público que une Málaga con Melilla y Almería con Melilla.

El contrato, que estará en vigor entre el 1 de noviembre próximo y el 31 de octubre de 2019, obliga a realizar, como mínimo, siete rotaciones semanales en ambos trayectos. Además, Trasmediterránea también tendrá la obligación de prestar servicios de refuerzo en el itinerario entre Málaga y Melilla durante los períodos vacacionales de Navidad y de Semana Santa.

Así mismo, el pliego de condiciones que regula este contrato público fija que se usarán dos buques transbordadores de pasaje y carga rodada, tipo ferry o Ro-pax de menos de 15 años de antigüedad, con una capacidad mínima para 450 pasajeros, con 200 camas, y para 300 vehículos de 4,5m de largo por 2m de ancha.

Igualmente, los barcos tendrán capacidad para transportar cuatro vehículos militares de al menos 50 toneladas de peso cada uno.

Los espacios de carga rodada de los buques que se utilicen en estos trayectos tendrán una resistencia mínima de 10 toneladas por eje, una altura libre mínima de 3,5m, una longitud de 8,5m y una achura de 4m. Por otra parte, los barcos tendrán que ser capaces de alcanzar los 21 nudos en su potencia máxima.