La crisis sanitaria provocada por la pandemia de coronavirus se está cebando a escala mundial con la industria automovilística, que vive una cascada de cierres de plantas de producción sin precedentes.

En este sentido, Traton se ha visto obligada a echar el cierre temporal a varias de sus factorías en Europa, al tiempo que ha desplegado una serie de medidas para paliar la situación en que quedan sus trabajadores.

En concreto, MAN Truck & Bus ha hecho lo propio con sus instalaciones de Berlín y, al mismo tiempo, ha reducido las jornadas laborales de gran parte de la plantilla de sus otras factorías en Alemania, aunque prevé próximos cierres en función de las decisiones que vaya tomando cada centro de manera individualizada.

Mientras, Scania ha previsto la clausura temporal de todas sus plantas de producción en el Viejo Continente, a partir del 25 de marzo, ante la falta del suministro de piezas y recambios en la cadena de suministro para la fabricación de sus camiones, lo que afectará a los trabajadores de sus centros de Suecia, los Países Bajos y Francia.

Además, el grupo también ha reducido la producción de las plantas ubicadas en otros países. De igual manera, también se mantiene por el momento la actividad de Volkswagen Caminhões e Ônibus.

Por otra parte, los servicios oficiales de todas las marcas del grupo Traton seguirán operando en la medida en que se mantenga la cadena logística de aprovisionamiento de piezas y recambios.