Corporación Alimentaria Peñasanta, CAPSA, compañía matriz de las marcas Central Lechera Asturiana, Larsa y ATO, ha implantado un sistema de trazabilidad total, para gestionar sus procesos de recogida de leche a los ganaderos.

Mediante la instalación de  terminales CN50,  junto con las impresoras portátiles PB21, se regulan la identificación y registro de los agentes, establecimientos y contenedores que intervienen en el sector lácteo, y el registro de los movimientos de la leche, incluyendo la emisión y entrega a los ganaderos de los recibos correspondientes a la leche recibida

Los nuevos terminales CN50 sustituirán la actual base de terminales compuesta por equipos de la serie 700, también de Intermec.

Trazabilidad total en todo el proceso

Mediante la utilización de estos terminales, los operarios de los camiones cisternas realizan su trabajo de forma rápida, eficiente y segura. La aplicación software ha sido desarrollada por la compañía española Tercap, partner de Intermec, que permite garantizar una trazabilidad total de todo su proceso productivo, comenzando por la recogida de materia prima hasta los ganaderos. La aplicación cuenta con una interfaz gráfica basada en pantalla táctil sencilla de utilizar.

La elección de los terminales CN50 de Intermec se debió a su gran robustez y fiabilidad para trabajar en un entorno duro, a su pantalla táctil para que el usuario pudiera navegar por la aplicación de una manera sencilla y su teclado numérico a la hora de introducir los datos.

Mejora la operativa con un control exhaustivo, al hacer la recogida de datos en el punto de origen, con capturas automáticas mediante los códigos de barras, situados en los tanques y en las cisternas.

Envío inalámbrico de información

Toda la información relativa a la recogida de leche se envía mediante tecnología GPRS / 3G, una vez que los camiones cisterna regresan a los centros de producción, con lo que se eliminan los costosos e ineficientes sistemas de papel.

Esto ha permito a CAPSA mejorar sus procesos administrativos y los controles internos, tanto desde el punto de vista del abastecimiento, como del de la producción y la calidad.

Dentro de la estrategia de inversiones en tecnologías de la información, la compañía decidió en 2004 abordar la automatización de su red de recogida de leche. Este proyecto se enmarca en la apuesta por la automatizacion de procesos y la eliminacion de papel.

El objetivo principal ha sido mejorar el proceso actual garantizando la trazabilidad total desde el tanque de ordeño en la explotación ganadera hasta el tanque de recepción en las plantas de tratamiento, pasando por las distintas cisternas encargadas de la recogida y transporte, para dar cumplimiento a lo dispuesto en el Real Decreto 217/2004, de 6 de febrero, por el que se regulan la identificación y registro de los agentes, establecimientos y contenedores que intervienen en el sector lácteo, y el registro de los movimientos de la leche.

Normativa referente al sector lácteo

Dicho Real Decreto surge a partir de lo dispuesto en el Reglamento (CE) Nº 178/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 28 de enero de 2002, por el que se establecen los principios y los requisitos generales de la legislación alimentaria, se crea la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y se fijan procedimientos relativos a la seguridad alimentaria.

Asimismo, establece en su artículo 18 la necesidad para las empresas alimentarias de poner en práctica, a partir del 1 de enero de 2005, sistemas que permitan, en todas las etapas de producción, transformación y distribución, asegurar el seguimiento o trazabilidad de los alimentos.

El registro de movimientos y el de entregas de leche asociado a cada explotación contemplados en el artículo 7 servirán a los agentes a los efectos de cumplir sus obligaciones respecto al seguimiento del producto establecida por el Reglamento (CE) Nº 178/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo, se crea la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y se fijan procedimientos relativos a la seguridad alimentaria.

Igualmente, el sistema está preparado para dar respuesta a nuevos requerimientos del sector lácteo como el que aparece con la reciente creación del sello de calidad Galega 100%, que exige garantizar que la leche recogida proceda de ganaderías inscritas en el Registro de Explotación de Calidad Diferenciada, cuya materia prima sea de calidad superior y que deberán cumplir los requisitos publicados en el RD 405/2010, de 31 de Marzo aprobado por el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino el 1 de Abril de 2010 que regula el uso del logotipo «Letra Q» en el etiquetado de la leche y los productos lácteos.