La estrategia logística de aquellas entidades con grandes superficies de actividad, grandes zonas de almacenaje, elevadas cantidades de materiales, y amplios flujos de personas y vehículos, se está transformando gracias a la digitalización de procesos.

El principal reto reside en la definición del proceso en sí mismo, su alcance y las interconexiones con otros sistemas, así como su supervisión. Para ello, se ha puesto en marcha el proyecto Trazastock, encabezado por Eurohelp Consulting, que cuenta con un presupuesto de cinco millones de euros.

Seleccionado por el programa de ayudas Hazitek del Gobierno Vasco, participan el Clúster de Movilidad y Logística de Euskadi, Estibadora Algeposa, Ikusi, Irontec, Ondoan, Profersa, Railsider, Sidenor y el Clúster de Siderurgia de Euskadi, entre otros.

Su objetivo es implementar un sistema integral que facilite el control de flujos y la trazabilidad de manera inteligente, y la digitalización de procesos en grandes almacenes e infraestructuras.

Con él, se pretende cubrir y gestionar toda la cadena de procesos, monitorizando los indicadores de cada uno de ellos y gestionando los tiempos, alarmas y actuaciones para una mejor toma de decisiones.

Bloques de aplicación

En lo que respecta a la trazabilidad de vehículos, se tendrán en cuenta todas las áreas y procesos involucrados desde que acceden a las infraestructuras controladas hasta que salen de ellas.

En cuanto a la trazabilidad de mercancías y el control de stock, se realizará un control continuo y real de la mercancía que se mueve y se almacena en este tipo de grandes infraestructuras.

Por último, la optimización de la gestión interna comprende la plataforma de gestión en sí misma desarrollada en el marco del proyecto para supervisar los procesos definidos en los dos bloques anteriores.

A través de ella, se chequeará que los indicadores asociados a cada uno, cuyo seguimiento se realizará mediante cuadros de mando, se corresponden con los protocolos previstos. Además, el análisis medioambiental se integrará como eje transversal al proyecto, incluyéndose en todas las vertientes consideradas.

El hecho de controlar el material a lo largo del proceso logístico facilita la identificación y mejora de los puntos críticos, el aumento de la confianza de cara a la adquisición de productos y servicios, y el registro de todos los movimientos y manipulaciones del producto, minimizando pérdidas.

El cliente objetivo es el operador o agente que interviene directamente en los procesos en grandes infraestructuras, como Autoridades Portuarias, grandes almacenes de materias primas y operadores logísticos.

El proyecto les permitirá disponer de información y servicios en tiempo real, pudiendo integrar la aplicación en sus sistemas y mejorar su rendimiento, eficiencia y seguridad.