Estiba desde una grua portuaria

Empresas y estibadores valencianos aseguran la paz social hasta el final del verano.

La Sociedad de Estiba y Desestiba del puerto de Valencia, Sevasa, y los estibadores de la instalación portuaria han alcanzado un acuerdo que permite mantener la paz social en el puerto de Valencia, al menos durante las próximas semanas, un pacto necesario después de que Anesco rechazase el principio de acuerdo alcanzado entre los trabajadores y las empresas para la firma de un nuevo convenio colectivo.

Tras un mes de julio en el que la falta de mano de obra en el puerto de Valencia provocó que en torno a un 30% de los contenedores fueran desviados a otras instalaciones próximas, Sevasa ha incorporado 85 nuevos estibadores a la plantilla, mientras que los estibadores se han comprometido a doblar turnos si es necesario.

La incorporación de estos 85 trabajadores, que forman parte de las 160 nuevas incorporaciones que se acordaron en noviembre de 2015 y que aún no habían entrado a formar parte de la plantilla, asegurará el número de efectivos necesario hasta que finalice el periodo estival.

El convenio colectivo queda postergado hasta después del verano, ya que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia debe pronunciarse sobre el rechazo de Anesco al pacto alcanzado en la estiba valenciana.

El puerto de Barcelona se beneficia

La caída del número de contenedores en el puerto de Valencia se ha traducido en un aumento de este tráfico en los puertos vecinos, siendo el puerto de Barcelona el más beneficiado por esta situación.

El enclave catalán ha manipulado en el mes de julio un total de 219.219 TEUs, lo que supone un 24,4% más que en el mismo mes de 2015 y el mayor número de contenedores manipulados en un mes desde el ejercicio 2008.