Conductor cansado

Una mala postura al volante aumenta el riesgo de accidentes.

Cuando una persona está sentada, su columna vertebral soporta un 40% más de peso del que sostiene cuando está de pie, una presión que se agrava si la postura es incorrecta. Por ello, desde Red Tortuga se hace hincapié en la necesidad de concienciar a los conductores de adoptar una postura correcta para evitar lesiones físicas irreparables en la espalda.

Una de las principales afecciones sufridas por los transportistas es el dolor dorsal: un 70% de los conductores profesionales sufre dolor de espalda debido a las 50 horas semanales que pasan al volante y la tensión generada por el propio trabajo, según datos de la compañía.

A la hora de prevenir dolores de espalda, uno de los factores básicos es ajustar correctamente el asiento, que incidirá en la adopción de una buena postura durante la conducción.

Así, el asiento debe colocarse a una altura que posibilite una postura vertical para evitar una tendencia del conductor a encogerse si se ajusta demasiado bajo. Además, la distancia con el volante debe ser moderadamente separada, pero suficiente para no tener que mover el cuerpo hacia delante.

Del mismo modo, el respaldo debe colocarse ligeramente hacia atrás, es decir, en un ángulo abierto unos 100º, con el objetivo de que la espalda pueda reposar desde la zona lumbar de manera natural.

Con el asiento correctamente ajustado y la postura apropiada, pueden evitarse contracturas, lesiones e incluso daños graves en caso de accidente. Asimismo, si se mantiene una buena postura al volante y se respetan los descansos precisos, el nivel de fatiga será menor.