Al segmento de inmobiliaria logística están llegando una serie de tendencias que marcan la evolución a corto y medio plazo del sector, en consonancia con la revolución que vive la gestión de la cadena de suministro, con la irrupción del comercio electrónico, la omnicanalidad y los nuevos hábitos de consumo.

Por un lado, la pujanza del comercio electrónico tiene su impacto sobre la ubicación y el tamaño de las instalaciones que se utilizan para este segmento de actividad logística.

Según los cálculos de algunas empresas del sector, el espacio de almacenaje que requieren las mercancías del comercio electrónico multiplica por tres el espacio de suelo logístico necesario para cualquier otro tipo de distribución, lo que condiciona tanto la ubicación como las características que deben reunir las plataformas que se emplean en la logística asociada al e-commerce.

Crece el interés de los fondos de inversión

Por otra parte, según los datos internos que maneja una empresa del sector, el interés de los fondos internacionales de inversión por el segmento de inmuebles logísticos ha crecido espectacularmente en los últimos tiempos.

Si hace unos años apenas el 10% de estos fondos tenían interés en realizar inversiones en suelo logístico, ahora un 66% de estas empresas están interesadas en entrar en el capital de empresas dedicadas a la gestión de inmuebles logísticos.

Finalmente, en los Estados Unidos existe una tendencia que acabará llegando a Europa a medio plazo y que supone dar un nuevo uso a los grandes centros comerciales en desuso.

En aquel país se tiende a emplear las instalaciones de los malls en ruinas para establecer plataformas logísticas que se benefician de buenas ubicaciones cerca de los principales núcleos de población, así como de sus inmejorables conexiones viarias y de acceso.

Según algunos analistas, el incremento del comercio electrónico y los nuevos hábitos de consumo en Europa tendrá como consecuencia que algunos centros comerciales podrían reducir su actividad, e incluso cerrar, para encontrar una nueva vida en la actividad logística que genera el e-commerce.