La guerra en el reparto a domicilio parece haberse recrudecido durante la pandemia, con sucesivos movimientos en diversos mercados de todo el planeta.

En este marco, a anteriores movimientos estratégicos de algunos competidores, Uber parece haber respondido con un movimiento de gran entidad centrado en el mercado de reparto de comida a domicilio en los Estados Unidos.

En este país, la compañía estaría negociando la adquisición de su rival Postmates por un monto de cerca de 2.600 millones de dólares, equivalentes a 2.320 millones de euros al cambio, según el rotativo norteamericano The Wall Street Journal.

De esta manera, Uber estaría en condiciones de lanzar una respuesta a la reciente adquisición de Grubhub por Just Eat Takeaway por 7.300 millones de dólares, unos 6.509 millones de euros.

En los últimos meses, las diversas operaciones de consolidación que se están produciendo entre las principales empresas del sector reflejan la ebullición que vive este segmento del reparto de comercio electrónico asociado a la última milla y que durante la crisis sanitaria ha visto fuertes incrementos de actividad en una tendencia que parece que, a juicio de los expertos, podría seguir consolidándose en el corto plazo.

Mientras tanto, también queda por resolver el régimen laboral aplicable al personal que realiza estas labores de entrega.