Se agravan los problemas en el transporte por carretera entre Rusia y Europa

Se agravan los problemas en el transporte por carretera entre Rusia y Europa.

La ubicación estratégica de Polonia y Ucrania convierte a estos dos países en paso obligatorio para los camiones que transporten mercancías entre Rusia y Europa.

Por ello, el empeoramiento de los conflictos existentes entre estos países, que se han visto agravados en las últimas semanas, han provocado que algunos cargadores europeos y rusos que venían enviando sus mercancías por carretera busquen modos de transporte alternativos para ello. 

A mediados de febrero, radicales ucranianos bloquearon el paso a camiones que partían de Rusia hacía Europa en nueve regiones del país. En respuesta, Rusia suspendió la circulación a camiones ucranianos en su territorio y, posteriormente, el gobierno ucraniano hizo lo propio con los vehículos de transporte rusos. 

Esta situación, que parece haberse calmado en los últimos días, se suma a un conflicto sobre los permisos de transporte por carretera entre Polonia y Rusia que, anteriormente, había provocado que muchos transportistas decidieran cruzar al territorio ruso por Ucrania. 

En este contexto, desde el Ministerio de Transporte del Kremlin han señalado las preocupaciones de los exportadores del país, apuntando que una de las posibles soluciones, subir los camiones a los ferries que cruzan el Mar Báltico, aumentaría el coste del transporte un 20%.

Como medida temporal, desde el ministerio ruso han señalado que podrían respaldar la introducción de ferrocarril de mercancías entre Rusia y Europa.

Problemas para la industria del automóvil

El sector de la automoción está siendo uno de los más afectados por esta situación, con un aumento generalizado de los costes en los envíos de automóviles de Europa a Rusia.

Algunos fabricantes apuntan que «subirse» a los ferries del Báltico, zona ECAs, trae consigo incrementos de hasta el 75% en algunas operaciones, y el tránsito podría aumentar entre tres y cinco días. Además, el volumen de vehículos dedicados al transporte de automóviles entre ambas regiones se ha reducido hasta un 45% como consecuencia de los conflictos con Polonia y Ucrania.

Por otro lado, una segunda opción que algunos fabricantes manejan, la del transporte por ferrocarril a través de Bielorrusia, eleva los costes entre un 10-20% con respecto al transporte por carretera habitual por Polonia, mientras que el tránsito, al igual que en el caso de los ferries, es entre tres y cinco días mayor.