UGT pide al Gobierno que convoque lo antes posible una mesa de diálogo social sobre plataformas digitales, un grupo de empresas que presentan por su modelo de empleo distorsiones en el mercado de algunos segmentos de actividades logísticas, como es el caso del reparto domiciliario.

Con esta iniciativa, el sindicato pretende «acabar con el fraude de las plataformas y que se reconozcan los derechos laborales de sus trabajadores, que son por cuenta ajena y no emprendedores o autónomos».

Sin embargo, la central sindical critica que el Ejecutivo saque a consulta pública una regulación especial sobre plataformas digitales, la llamada ‘Ley Rider’, algo que, a su juicio, «solo servirá para que los lobbies ejerzan presión, porque basta con cumplir la legislación vigente y encuadrar las actividades económicas en los convenios colectivos sectoriales».

En este sentido, UGT reclama más medios para la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, la creación de un registro público de plataformas digitales para evitar el fraude y analizar el impacto económico de las plataformas digitales por infracotización a la Seguridad Social, entre otras medidas.

Para el sindicato, en el caso de estas empresas se trata de definir con claridad cuál es la actividad principal de cada plataforma, tratarlas como una empresa y aplicar el convenio colectivo que corresponda a cada actividad y área territorial.