Repartidores Glovo bicicleta e-commerce alimentación

UGT estima que 700.000 trabajadores españoles tienen su empleo principal en plataformas digitales.

La central sindical UGT cambia de estrategia en su cruzada contra el empleo de falsos autónomos en el sector del reparto urbano y las plataformas digitales y ha decidido pasar de interponer denuncias ante la Inspección de Trabajo y demandas individuales por despidos improcedentes a abordar el problema desde un punto de vista de la negociación colectiva.

En este sentido, el sindicato ha anunciado esta misma semana la interposición de una demanda de conflicto colectivo contra Glovo, para que sus 8.000 trabajadores sean reconocidos como trabajadores por cuenta ajena y no como autónomos.

Según confirma el secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, «Deliveroo tiene acumulada una deuda de tres millones de euros en cuotas no satisfechas a la Seguridad Social, Glovo tiene un acta de liquidación de la Inspección de casi 400.000 euros y un montante superior a los 9 millones de euros si la Inspección le sancionara. Urge que la Administración aclare esta situación y que ordene la devolución del pago de las cuotas de estos falsos autónomos«.

Con esta denuncia, UGT, además de demostrar la relación fraudulenta de los autónomos con la empresa, también quiere probar que Glovo es una empresa corriente, que establece una relación lineal con sus empleados y no una mera intermediaria entre un usuario y un prestador de servicios.

Según un reciente informe elaborado por esta central sindical, España es el segundo país de Europa con mayor número de trabajadores de plataformas digitales con más de dos millones de personas que obtienen hasta un 25% de sus ingresos totales y otras 700.000 que tienen su empleo principal en estas actividades.