Estacion de ferrocarril de Abando en Bilbao

UGT considera que en las negociaciones con Adif se han aportado "soluciones y compromisos".

Los sindicatos CCOO, CGT, Sindicato Ferroviario y Sindicato de Circulación han decidido ratificar la convocatoria de huelga en Adif de 46 horas ininterrumpidas entre los días 31 de julio y 1 de agosto, coincidiendo con una de las principales operaciones de salida de vacaciones de verano.

Estos sindicatos han acordado en la reunión del comité de empresa seguir con el paro después de que UGT se haya desmarcado del mismo tras alcanzar un acuerdo con Adif.

La convocatoria de huelga en Adif, coincide con la convocada en Renfe por CCOO, Sindicato Ferroviario y CGT, también para los días 31 de julio y 1 de agosto.

En el caso de Adif, CCOO atribuye la decisión de mantener los paros a que las propuestas de la empresa son «demasiado ambiguas y no garantizan la consecución de aspectos imprescindibles para confiar en su futuro«, según indica el secretario general del sector ferroviario del sindicato Manuel Nicolás.

No obstante, la formación ratifica en un comunicado su disposición «a continuar intentando el diálogo, buscando todas las soluciones posibles«.

Por su parte, UGT considera que en dichas negociaciones Adif ha aportado «soluciones y compromisos para dar salida a los asuntos que provocaron la conflictividad en el ente público, y garantiza el nivel de empleo y las condiciones laborales en áreas como las de canal de venta, los servicios logísticos o las bases de mantenimiento«.

Por ello, UGT ha indicado que «tras intensas negociaciones» ha alcanzado un acuerdo con la compañía pública propietaria y gestora de las infraestructuras ferroviarias y ha decidido desmarcarse del paro.

Con su convocatoria de huelga, el resto de sindicatos de Adif pretenden manifestar su rechazo a la decisión «unilateral» del gestor de la infraestructura ferroviaria de realizar convocatorias de movilidad de los empleados que, según sus datos, «podría suponer el desarraigo de 400 trabajadores«.

Asimismo, denuncian que Adif «no da solución» al millar de trabajadores que actualmente se ocupan de vender billetes de Renfe en las estaciones.

También consideran que es necesario definir el futuro de la compañía ante la inminente liberalización del sector y la entrada de nuevos operadores ferroviarios privados. En este sentido, estiman que Adif presenta un déficit de personal de unos 5.000 trabajadores.