A falta de concretar si habrá acuerdo en la reunión que este miércoles se va a celebrar en el ministerio de Fomento, los sindicatos UGT y CCOO presentaron ayer martes su propuesta de servicios mínimos de transporte para la huelga general convocada para el 14 de noviembre, y que es similar a la acordada con el Gobierno para los dos últimos paros generales.

El secretario general de la Federación de Transportes de UGT, Miguel Ángel Cilleros, y el secretario confederal de Política Sectorial de CCOO, Javier Jiménez, reconocieron ayer que tras mantener un encuentro con la secretaria general de Transportes, Carmen Librero, “no descartan llegar a un acuerdo con el departamento de Ana Pastor”.

En su propuesta, los sindicatos piden reeditar los pactos de servicios mínimos de las pasadas huelgas generales, que garantizaron la circulación del 30% de los trenes de Cercanías (el 35% en hora punta) y el 20% de los trenes AVE y, en transporte aéreo, el 10% de los vuelos peninsulares, el 50% en las conexiones con las islas e interinsulares, y el 40% de las internacionales. Para el tráfico de líneas de autobús se fijaron el 25% de los servicios.

Tanto CCOO como UGT consideran que esta propuesta de mínimos es «equilibra suficientemente tanto el derecho constitucional a la huelga como el derecho a la movilidad, tal como se ha demostrado en otras convocatorias«. Si hay predisposición por parte del Gobierno, «no debe haber ningún problema para el acuerdo«, indicó ayer el dirigente de UGT a su salida de Fomento.