CGT convoca huelga en Unipost

En febrero se ha alcanzado un acuerdo entre UGT y USO y la empresa, al que se opone CCOO.

Los sindicatos USO y UGT han suscrito un acuerdo con la dirección del operador postal que contempla la aplicación de un plan de viabilidad, que lleva aparejada una merma económica para el conjunto de los trabajadores pero garantiza la viabilidad de la compañía y, por extensión, de la mayoría de los puestos de trabajo.

El acuerdo ha sido suscrito por la mayoría de los trabajadores de Unipost que respaldaron el contenido del mismo, en referéndum en el que participó el 80% de la plantilla.

Este acuerdo contempla la creación de distintas comisiones de seguimiento en las que estarán presentes las organizaciones sindicales firmantes y que velarán por la correcta aplicación del mismo en todos sus términos.

Además, los sindicatos seguirán de cerca la evolución económica de Unipost para que se respeten los mínimos pactados, por debajo de los cuales no se asumirán nuevos sacrificios,

Respecto del intento de bloqueo de cualquier tipo de acuerdo laboral llevada a cabo por la representación del sindicato CCOO en Unipost, los sindicatos firmantes aclaran que “nunca firmarían acuerdo alguno que supusiera más perjuicio que beneficio para el conjunto de los trabajadores”.

Por ello, UGT y USO consideran que “si bien el acuerdo suscrito supone la asunción de ciertos sacrificios por parte de la plantilla”, éstos deben entenderse en el ámbito de “la consecución de la viabilidad de Unipost en el medio y largo plazo, la continuidad en su actividad empresarial y el mantenimiento de la mayoría de los puestos de trabajo”.

Los sindicatos firmanten, entienden que para entender el punto anterior es preciso “tener una visión realista que abandone discursos demagógicos y falsamente beligerantes que sólo conducen a un callejón sin salida” en el que la viabilidad de la empresa podría verse seriamente comprometida en el corto plazo.

En el comunicado conjunto emitido por las secciones sindicales de UGT y USO en la empresa Unipost, hacen públicas sus “sospechas sobre el papel que pudieran estar jugando otras entidades empresariales del sector postal para torpedear el presente acuerdo entre la empresa y los sindicatos”, entendiendo que “el desacuerdo y la confrontación abocarían a la empresa a un futuro incierto y, en consecuencia, beneficioso para sus competidores”.