En el año 1988 Ulma comenzó la la comercialización de almacenes automatizados en colaboración con Daifuku, empresa japonesa especializada en el mismo sector. Desde sus inicios, la colaboración entre ambas empresas ha supuesto el intercambio de conocimientos, experiencias, equipos y sistemas que incluyen el conjunto de la gama de productos de automatización para fabricación y distribución automática.

Con este acuerdo, la compañía japonesa suministraría a Ulma los sistemas de manutención, la cual se encargaría del estudio, diseño, desarrollo y mantenimiento integral de los proyectos, con el objetivo de que Ulma fuera 100% autónomo en todas sus actuaciones.

Tras la firma de la alianza, el primer proyecto desarrollado por Ulma fue en el año 1989 en el que instaló un transelevador ubicado en sus propias instalaciones y que a día de hoy aún sigue en funcionamiento.

En aquella época, la automatización de la logística era un sistema extraño para la mayoría de las empresas, pero fue a finales de los años 80 cuando algunas organizaciones empezaron a plantearse reordenar su espacio logístico, pasando éste a ser contemplado como un valor estratégico dentro de las políticas empresariales de las compañías.

Con el paso del tiempo, el proyecto de negocio fue consolidando su posición y Ulma Handling Systems pasó a ocupar un papel cada vez más importante en la oferta de equipos y sistemas logísticos en España. Fue en la década de los ’90 cuando inició su internacionalización y desarrollo sus primeras instalaciones en Brasil, Francia y en Italia.