El buque ZIM Kingston, con una capacidad de 4.253 TEUs, perdió más de 100 contenedores en un accidente sufrido el 22 de octubre durante una tormenta mientras navegaba por aguas canadienses.

Aunque inicialmente se había asegurado que los contenedores que cayeron al mar fueron alrededor de 40, la Guardia Costera de Canadá ha confirmado que la cifra asciende a 109, a falta de datos definitivos.

El buque sufrió además el incendio de algunos de los contenedores a bordo, una situación que ha resultado especialmente delicada teniendo en cuenta que algunos contenían mercancías peligrosas y altamente inflamables.

Además, 16 miembros de la tripulación tuvieron que ser evacuados, mientras que otros cinco permanecieron en el buque para ayudar en las tareas de extinción.

Una vez controlado el incendio, continúa la búsqueda de los contenedores perdidos, por lo que se ha solicitado a los marineros, pilotos aéreos y cualquier ciudadano que pueda tener información que comuniquen a las autoridades si se produce algún avistamiento de estas unidades, evitando en todo caso abrirlos o moverlos.

En este sentido, quieren recordar que aunque muchos de ellos contienen juguetes, ropa, piezas de automoción, piezas industriales y muebles, al menos dos de los 109 contenedores contienen productos químicos muy peligrosos.

Los siguientes pasos, una vez sea seguro, consistirán en la inspección del buque y su traslado a un puerto, aún por determinar, para la descarga de los contenedores que permanecen a bordo y la realización de cualquier otra inspección que se requiera.