Rampa ro-ro en el puerto de Santander

El puerto busca potenciar sus servicios en el ámbito del tráfico de automóviles.

El buque ‘Finnsky’, consignado por Cantabriasil y perteneciente a la naviera FinnLines, ha sido el primero en utilizar la nueva rampa flotante para carga rodada instalada en el muelle de Raos 8, en el puerto de Santander.

La embarcación, que opera semanalmente en el recinto portuario, ha cargado 535 vehículos de la marca Renault con destino al puerto de Zeebrugge. La operativa, realizada por Bergé Marítima, ha transcurrido con total normalidad.

La nueva rampa, que ha supuesto una inversión de casi dos millones de euros y ha sido construida en poco más de cuatro meses, sustituye a otra que tuvo que ser trasladada a la Estación Marítima por necesidades de explotación.

Está formada por un puente de acero unido rígidamente a un flotador, también de acero. Tiene una longitud total de 33,8 metros, con un ancho de 31,5 metros en la zona del flotador y de 16 metros en el puente que lo une a tierra. 

Con su puesta en funcionamiento, el puerto potencia sus servicios en el ámbito del tráfico de automóviles, donde está mostrando una buena evolución en lo que va de año, tras batir un récord histórico en 2015