transporte por carretera

La consultora especializada en reducción de costes empresariales ha realizado un estudio en grandes compañías españolas, detectando en el último año, facturas erróneas de hasta 50.000 euros en pagos a proveedores de transporte y mercancías en más de 100 empresas españolas de diversos sectores. Así lo reflejan los últimos informes que maneja la consultora operacional especializada en la optimización de costes empresariales.

Estos errores no se deben a la mala fe, sino que se producen por la enorme complejidad de las tablas de tarificación de las empresas de transporte de mercancías, como consecuencia de que no siempre se aplican las tarifas adecuadas a la mercancía en cada caso.

Así si habitualmente se realizan envíos de mercancía voluminosa y poco peso, y meses después se realiza el envío de un producto menos voluminoso, pero más pesado, será preciso revisar la tarifa aplicada y adaptarla por una más adecuada a las características de este nuevo envío, lo cual no se hace siempre.

En este mismo sentido, si siempre se envían productos refrigerados, pero durante unas semanas o de forma esporádica, se envía otra mercancía que no necesita refrigeración, hay que verificar que ese plus correspondiente al transporte frigorífico ya no está incluido en las nuevas facturas.

Otro de los errores habituales se debe a que las facturas suelen estar tarificadas por escalones. Por ejemplo, de 0 a 3 kg, un precio; de 3 a 6 kg, otro… En este sentido, desde la consultora se recomienda a las empresas “negociar por tarifas más lineales y no tan escalonadas, que se ajusten con exactitud a las características del producto, como su peso, su volumen, refrigeración, si necesita la contratación de un seguro adicional porque es un producto caro, etc.

Recomendaciones

A la hora de negociar una contrato de transporte y mercancía es conveniente por lo tanto, estudiar “una tarificación acorde a las características exactas del producto, la ruta que va a realizar la flota de vehículos, y no un modelo estándar”.

También es necesario “auditar las facturas recibidas, para verificar que se ajustan a las condiciones del contrato”. Otra fórmula interesante para evitar este tipo de errores, sería incluir en las condiciones del contrato “una penalización, en caso de que se produzca una facturación incorrecta”.