Un reciente informe de la ONU propugna la construcción de sistemas de transporte resistentes que permitan dar respuesta a futuras crisis sanitarias a través de una acción internacional coordinada, así como por medio de instrumentos como el TIR, con el fin de mantener las fronteras abiertas y garantizar el suministro de mercancía.

En concreto, el estudio hace referencia, como detalla la IRU, a los sistemas digitales eTIR y e-CMR como elementos vitales para mantener el flujo transfronterizo de mercancías que, además, permiten minimizar el contacto físico entre los funcionarios de aduanas y los trabajadores del transporte.

Entre las conclusiones del trabajo del organismo internacional en relación con el transporte se hace especial hincapié en la importancia de la coordinación inmediata en respuesta a los brotes pandémicos de manera continua y efectiva a nivel regional, nacional e internacional.

De igual manera, también se resalta la importancia de cadenas de suministro eficientes y de mantener las mercancías en movimiento, así como de la necesidad de utilizar las nuevas tecnologías para analizar una gran cantidad de variables que puedan mejorar la toma de decisiones.

En este mismo sentido, se estima que la digitalización de los procesos ha reducido los contactos interpersonales, lo que ha servido para reducir los contagios y mejorar su eficiencia.

Finalmente se apuesta por una mayor colaboración entre todos los actores de la cadena de transporte para mejorar el sistema.