La Guardia Civil y la Agencia Tributaria han intervenido 1.095.000 mascarillas tipo KN95, 1.600 teléfonos móviles, accesorios de telefonía y ropa, con un valor de más de 3,6 millones de euros, que iban a partir desde el puerto de Almería en un ferry con destino al enclave argelino de Orán.

Los agentes encargados del control de mercancías y vehículos en el puerto de Almería localizaron la mercancía incautada en el fondo de cuatro semirremolques estacionados en el recinto portuario andaluz.

La mercancía decomisada se hallaba sin paletizar en cajas de diferentes tamaños y mezclada entre carga legal, para dificultar la acción de los inspectores que desarrollan su labor en el PIF del enclave almeriense

La mercancía intervenida no constaba en la documentación presentada para el tráfico internacional y se investiga a cinco personas por delito de contrabando.

Este tipo de prácticas, además del daño en el ámbito de la propiedad industrial y su impacto económico, supone un riesgo para el consumidor final al carecer de controles de calidad y seguridad que garanticen tanto los procesos de fabricación como los materiales empleados para su elaboración.