Desde que el Gobierno puso en marcha la prestación por cese de actividad extraordinario para paliar las pérdidas de los autónomos afectados por la crisis sanitaria, se han acogido a esta medida 74.795 profesionales del transporte y la logística.

Esto supone que, a finales de mayo, el número de beneficiarios existentes en el sector duplica al de abril, cuando se acogieron 36.905 autónomos. Se trata del quinto sector con más solicitudes de esta ayuda, por detrás de actividades como el comercio o la hostelería, tal y como explican desde Fenadismer.

En este sentido, cabe destacar que han podido acogerse a esta prestación tanto los profesionales cuya actividad se hubiera suspendido por el decreto del estado de alarma u otras normas posteriores, como los de cualquier otro ámbito.

Es el caso del transporte por carretera, al que, como a otros sectores en su situación, se le ha exigido para cobrar la ayuda una reducción de al menos el 75% en la facturación respecto al promedio mensual del semestre natural anterior.

Ante las dudas existentes sobre la forma de acreditar dicha reducción de actividad, el Ministerio de Asuntos Sociales ha señalado que se deberá aportar la información contable que lo justifique, como la copia del libro de registro de facturas emitidas y recibidas, el libro diario de ingresos y gastos, el registro de ventas e ingresos, o el libro de compras y gastos.

Si no está obligado a llevar esa documentación de contabilidad, valdrá cualquier medio de prueba admitido en derecho, como pudiera ser el taxímetro en el caso de los taxistas. Los días 17 y 30 de abril se realizaron los primeros pagos por parte de la Seguridad Social, mientras el tercero se ha recibido el 29 de mayo.