Unipost cree que su proceso de concurso de acreedores y de liquidación tiene en Correos a su más directo responsable.

Por este motivo, el operador postal privado ha presentado la semana pasada una demanda contra la compañía pública por ciertas prácticas contra la libre competencia en el mercado postal español que, a su juicio, le habrían conducido a una situación económica dramática, tal y como ya anunciara en noviembre de 2018.

Ahora, la administración concursal de Fieldfisher Jausas ha conseguido permiso judicial para encargar este nuevo pleito a AGP Asesores y a Gómez Acebo & Pombo, con el apoyo de Ramco y de Taconic Capital, en el que se defiende que Correos obtuvo beneficio su posición de dominio y de las ayudas públicas durante quince años para aplicar fuertes descuentos a grandes clientes y fijar precios fuera de mercado.

Así pues, el operador postal catalán exige una indemnización por daños y perjuicios de 301,3 millones de euros, tanto por lucro cesante, como daño producido como consecuencia del proceso de liquidación de la compañía.

A mediados del pasado mes de mayo, la Comisión Europea anunció que descartaba cualquier riesgo de compensación excesiva y que estimaba que la compensación concedida a Correos por el servicio postal universal entre 2011 y 2020 constituye «ayuda compatible con arreglo a las normas sobre ayudas estatales de la UE».