Gonzalo Sanz, presidente de UNO.

Gonzalo Sanz, presidente de UNO.

La patronal logística UNO firmará un convenio laboral de sector de operadores logísticoslo impugne quien lo impugne, porque no queremos ser prisioneros de las partes que no quieren negociar”.

Así de contundente se ha mostrado Gonzalo Sanz, presidente de la organización, durante el coloquio con la prensa sectorial que ha organizado este martes en Madrid junto a Emilio Cardero, secretario federal del sector de Carretera y Urbanos de UGT y José Antonio Fernández, secretario de acción sindical del área de la carretera de CCOO, para analizar la actual situación de la negociación colectiva en el sector de transporte y logística.

Ante el actual panorama de parálisis en las negociaciones de los convenios provinciales de transporte, Sanz está convencido que tras el 8 de julio “no va a pasar nada” y las empresas no van a aplicar a sus trabajadores criterios laborales “que no sean lógicos”, en referencia a los temores sindicales de que se empiece a aplicar el Estatuto de los Trabajadores.

Sanz está convencido de la necesidad de separar los ámbitos del sector de operadores logísticos de los actuales convenios de transporte porque “nuestras empresas tienen unas características diferentes en organización del trabajo y forma de remunerar que las de transporte”. En su opinión, se tiene que tener claro que el sector logístico ha cambiado en las  dos últimas décadas, en las que la externalización de las cadenas de suministros de las empresas ha ido acaparando mayor protagonismo, y “se nos tiene que tener en cuenta”.

De hecho, ha puesto en valor los 14.000 trabajadores logísticos que representan los socios de UNO en Madrid y los 7.000 en Barcelona, de un global de aproximadamente 40.000 empleados en el sector logístico en toda España.

Por ello, Gonzalo Sanz no entiende los continuos requerimientos que desde el ámbito sindical se hace a UNO para que constate su representatividad patronal para lograr un acuerdo sectorial. “Qué mas representatividad se quiere que tener como socios a DHL, FCC Logística, Luis Simoes, ID Logistics, Acciona o Gefco, entre otros muchos” reflexiona el responsable de UNO.

Patronales que no quieren negociar

Tampoco ha ocultado que mientras UNO está convencida de la necesidad de la negociación colectivo en el sector “hay patronales que apuestan por el decaimiento total de los convenios”, señalando directamente a Trascalit y Atradice como ejemplos de esta posición.

Es evidente, advierte Sanz, “que con estas patronales, UNO no puede estar en una misma mesa de diálogo porque con sus planteamientos arrastran a unas huelgas que sufrimos los demás”.

Pero el presidente de UNO va más allá y tampoco tiene reparos de señalar directamente al sindicato CCOO de ser otro de los obstáculos para ratificar un convenio exclusivo de operadores logísticos. “Tenemos la callada por respuesta a nuestro ofrecimiento”, ha dicho en referencia a este sindicato, que pasa por mantener la vigencia del actual convenio hasta 2014 con el fin de tener margen para negociar. En contraposición, señala la postura de UGT, más favorable a firmar un convenio sectorial, al menos en la provincia de Madrid.

Sanz asume que muchos planteamientos de partida que han hecho las patronales en las mesas provinciales de negociación han sido ilógicos, “como pedir una reducción de los costes laborales del 30% vía  salarios que evidentemente no puede ser aceptado por los sindicatos y, personalmente, creo que la flexibilidad que necesitamos las empresas no pasa únicamente por ahí”, reconoce.

De este modo, ante el “torticero” planteamiento que de la reforma laboral se ha intentado hacer en las negociaciones por parte de sindicatos y de algunas patronales, desde UNO se tiene claro que si no se alcanza un entendimiento «la salida pasará porque cada empresa logística busque soluciones individuales».

UGT, sí a la separación de convenios

Por su parte, Emilio Cardero se ha mostrado abiertamente favorable a la separación de los convenios de transporte y logística “porque vemos que las necesidades son diferentes”. Además, es un reclamo que el sindicato lleva planteando desde hace tiempo y “la realidad nos ha dado la razón”.

Emilio Cardero, responsable del sector carretera de UGT.

Emilio Cardero, responsable del sector carretera de UGT.

Cardero es consciente que sindicatos y patronales “hemos ido por detrás de los acontecimientos” y la reforma laboral ha sido un claro ejemplo de ello, e incluso ha admitido que en negociaciones como la del II Acuerdo General ambas partes han perdido gran cantidad de tiempo discutiendo “auténticas tonterías”, en referencia a las categorías profesionales. Temas, recuerda, que “vienen impuestos por Europa”.

Por ello, Cordero cree que ha llegado el momento de buscar las fórmulas para lograr en el sector logístico un “empleo estable con un sueldo digno”.

El responsable de UGT incluso va más allá en su apuesta en la separación de ámbitos en el propio sector transporte al entender que no es lo mismo “el transporte de productos a temperatura controlada que transportar ladrillos”.

Respecto a la legitimidad de las partes, UGT entiende que es un tema que le corresponde a Fomento definir dentro del seno del Comité Nacional de Transporte por Carretera y que evite sentarse en una mesa a patronales o sindicatos con representaciones “muy ajustadas” que en  ocasiones dificultan el acuerdo entre los representantes mayoritarios.

CCOO, separación de ámbitos ordenada

Una visión diferente muestra José Antonio Fernández. El dirigente afirma que CCOO no se opone por principio a la separación de ámbitos pero apuesta por hacerlo de forma “ordenada” que evite que queden grupos concretos de trabajadores sin regularización.

En este sentido, recuerda que en la negociación del II Acuerdo General su sindicato planteó la posibilidad de la separación “ordenada” de ámbitos y “en ese momento no tuvo aceptación por el resto de las partes”.

Jose Antonio Fernandez Redondo, responsable carretera de CCOO.

Jose Antonio Fernandez Redondo, responsable carretera de CCOO.

Al igual que Gonzalo Sanz, el dirigente de CCOO no considera que a partir del 8 de julio “se acabe el mundo”, con el decaimiento de los contratos provinciales, pero sí cree que se producirán desordenes por lo atomizado del sector si no se logra cerrar un convenio colectivo.

Por ello, opta por pasar la pelota a las patronales en lo que a separación de ámbitos se refiere para que “fijen la línea de ámbitos y saber cuál es la representatividad de cada patronal”.

José Antonio Fernández no pasa por alto la dificultad que encuentran los sindicatos en las mesas de negociación a raíz de la fuerte divergencias que existen entre las patronales que “hace que cada una pida su parte y al final no se puede concretar nada”, recuerda.

Madrid, posible acuerdo

Con este panorama, el pasado viernes se constituyó una nueva mesa de negociación entre UNO y UGT para alcanzar un acuerdo del sector de operadores logísticos en Madrid. En la misma no ha querido participar CCOO lo que lleva a Gonzalo Sanz a reconocer que “no tiene la actitud de negociación que dice tener”.

De hecho, esta misma semana esta mesa se vuelve reunir esta mesa para plantear una nueva propuesta que de una salida al sector de operadores logísticos frente a la parálisis que vive la negociación colectiva del transporte.