Jean-Claude Juncker

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, durante la presentación del plan de inversiones en el Parlamento Europeo.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha anunciado formalmente esta semana al Parlamento Europeo, de la creación de un nuevo paquete de inversiones, destinado a movilizar al menos 315.000 millones de euros en los próximos tres años para impulsar la economía de la UE.

En este contexto, el impulso de las redes de transporte se ha convertido en uno de los principales objetivos del Gobierno español, ya que la mitad de las solicitudes que el Ejecutivo ha presentado para obtener fondos de dicho plan están relacionadas con las mismas.

Fomentar un transporte europeo sostenible es también una de las prioridades de la Comisión, como demuestra las acciones que viene desarrollando durante los últimos años para mejorar la intermodalidad a través de los corredores ferroviarios, o el proyecto de las autopistas del mar, con el que se pretende reducir el tráfico en las carreteras mediante el transporte ro-ro de corta distancia.

En la misma línea, cabe recordar que diversos proyectos en puertos españoles o relativos también al ferrocarril han recibido fondos Feder, con los que la UE impulsa acciones que considera de interés general.

La mitad de los proyectos españoles focalizados en el transporte

Por estos motivos, no es de extrañar que 29 de los 60 proyectos españoles, recogidos en el primer borrador que el Ejecutivo ha presentado a Bruselas para el nuevo paquete de inversiones, estén relacionados con el impulso a las redes de transporte, según recoge el diario el País. 

Además, en el resto de solicitudes, dos de las 12 relacionadas con la energía están relacionadas con las interconexiones de Portugal, y una de ellas con las de Francia. En cuanto a las demás, 17 están destinadas al sector de tecnologías de la información y dos al área de medioambiente.

Plan de inversiones

El nuevo plan de la Unión Europea, denominado informalmente ‘Plan Juncker’, proyecta la creación de un nuevo Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas en junio de 2015, con 21.000 millones de euros del presupuesto de la UE y del Banco Europeo de Inversiones (BEI), para movilizar al menos 315.000 millones en inversiones adicionales en 2015-2017.

Del mismo modo, se establecerá una ‘cartera de proyectos’, junto con un programa de asistencia, para canalizar las inversiones hacia donde más se necesitan. Además, será necesaria la creación de una hoja de ruta para hacer a Europa más atractiva para la inversión y eliminar los cuellos de botella regulatorios.