cortes-de-trafico-en-la-gran-via-de-madrid

Las restricciones afectarán a los barrios de Ópera, Noviciado, Embajadores, Las Letras, Cortes, La Latina, Sol, Gran Vía y Justicia.

La patronal de la logística y el transporte, UNO, ha solicitado al Ayuntamiento de Madrid que retrase la entrada en vigor de las nuevas restricciones al tráfico en la zona central hasta después del Black Friday.

Está previsto que estas medidas comiencen a aplicarse en un espacio de 480 hectáreas a partir del 23 de noviembre, día para el que también está programada esta campaña comercial y el que se registran más compras on-line de todo el año, lo que lleva a una mayor actividad de reparto. 

Las restricciones afectarán a los barrios de Ópera, Noviciado, Embajadores, Las Letras, Cortes, La Latina, Sol, Gran Vía y Justicia. En esta zona, muchos vehículos no podrán circular a partir de esa fecha, pero no todos estarán al tanto de la nueva situación.

Por ello, la situación afectará directamente a las entregas de paquetería tanto en esos primeros días como en los posteriores. Cabe recordar que en 2017 se repartieron más de dos millones de paquetes diarios durante el Black Friday, por lo que activar la nueva ordenación del tráfico coincidiendo con la campaña provocará «un aumento de los atascos y un caos circulatorio».

Desde UNO, insisten en que es imprescindible garantizar el servicio de reparto a los ciudadanos y comercios, al mismo tiempo que se avanza en la reducción de la contaminación. La patronal ya ha enviado una carta al Ayuntamiento para solicitar retrasar la entrada en funcionamiento de Madrid Central a una «época valle para las entregas de paquetería«.

Además, solicitan que, cuando se ponga en marcha esta medida, las zonas afectadas dispongan de un sistema automático de control de accesos para limitar los problemas que se generen.