Como parte de la iniciativa Zukunft.De del Ministerio de Transporte e Infraestructuras Digitales de Alemania, UPS adaptará 33 vehículos de entrega propulsados por diésel a la tecnología eléctrica o híbrida para intentar ofrecer servicios de entrega más sostenibles.

La falta de modelos eléctricos disponibles resulta frustrante para un operador como UPS, abanderado de la electrificación, por lo que quiere demostrar con estas conversiones que la tecnología eléctrica ya ha llegado, está disponible para su uso y funciona. De este modo, busca impulsar la adopción masiva de vehículos eléctricos en el mercado.

De los 33 vehículos, 15 utilizarán únicamente energía eléctrica y los 18 restantes serán híbridos enchufables. Dos de los híbridos se están utilizando ya en Hannover y los otros 16 se utilizarán en las ciudades de Bielefeld, Frankfurt y Nuremberg.

Por su parte, los que sean adaptados para su uso con electricidad, prestarán servicio inicialmente en Dusseldorf y Frankfurt-am-Main, a las que más adelante se añadirán otras ciudades. Estas unidades permitirán ahorrar hasta 200 toneladas de dióxido de carbono al año, lo que supone un impacto muy significativo en las reducciones de gases de efecto invernadero.

La tecnología para los modelos híbridos corresponde a la compañía lituana Elinta y ha sido adaptada a los modelos del operador en Alemania por el fabricante Sommer. En cuanto a los vehículos eléctricos, la conversión ha sido obra de la compañía alemana EFA-S.

En total, el Ministerio de Transporte e Infraestructuras Digitales de Alemania ha invertido 10 millones de euros en vehículos de entrega sostenibles, de bajas emisiones y silenciosos. En la actualidad, circulan por sus calles más de 80 vehículos de este tipo completamente eléctricos.

Por su parte, UPS ya tiene en circulación hasta 10.000 unidades de bajas emisiones en todo el mundo, con el fin de averiguar qué combustibles y tecnologías funcionan mejor en según qué rutas.