UPS ha iniciado un periodo de prueba de cuatro semanas de una bicicleta eléctrica para la recogida y entrega de paquetes en el centro de Basilea, en Suiza. Con ello, analiza la viabilidad económica y ecológica de este modo de transporte. La empresa, además, ya utiliza bicicletas con batería en Hamburgo, Alemania.

El triciclo de batería tiene una capacidad de 1,5 m³ y puede transportar cargas de hasta 150 kgs. Incluyendo la batería de 250 W, el vehículo pesa 115 kgs. Gracias a su diseño compacto y a sus medidas, está pensada para circular por el centro de las ciudades.

El objetivo del proyecto es reducir la congestión del centro de la ciudad, el ruido y las emisiones. Además, se reduce el tiempo dedicado a la búsqueda de un puesto de estacionamiento adecuado. Un grupo de trabajo público-privado, especializado en servicios logísticos y asentado en Basilea, estudiará los datos recogidos durante la experiencia piloto.

Este proyecto piloto es parte de la estrategia global de UPS por reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. En 2013, la compañía consiguió reducir sus emisiones absolutas de CO2 en un 1,5% en comparación con el año anterior, a pesar de que el volumen de transporte global aumentase un 3,9%.