ups-logistica-sostenible reparto bicicleta

La logística en las ciudades presenta grandes desafíos para los operadores.

Uno de los principales objetivos de UPS es reducir el impacto medioambiental de sus operaciones. Por ello, está desarrollando nuevas soluciones sostenibles para las entregas urbanas, según ha explicado el director de Sostenibilidad de la división europea, Peter Harris, en una entrevista para la última edición de MER Magazine.

De esta manera, el grupo está rediseñando su estrategia de negocio a través de la evaluación y mejora de sus procesos, con el fin de asegurarse de que su huella de carbono es lo más baja posible, desde la recogida inicial del paquete hasta su entrega final.

Las primeras etapas han de ser las más eficientes, ya que afectan a grandes volúmenes de paquetes que han de ser enviados a un destino concreto por carretera, tren, mar o aire. Sin embargo, cuando la mercancía llega al entorno urbano, la cuestión de la sostenibilidad se vuelve más complicada.

La logística en las ciudades presenta grandes desafíos para los operadores, ya que existen múltiples y variadas localizaciones en áreas con una gran densidad de población, y deben tenerse en cuenta muchos factores, como el tráfico o las obras.

Nuevas tecnologías bajas en carbono

La mejora de la sostenibilidad puede lograrse mediante rutas más eficientes, combustibles y tecnologías que garanticen un menor nivel de emisiones o eliminando las furgonetas de entrega de determinadas áreas.

No obstante, teniendo en cuenta el tamaño y disposición de algunas ciudades, las furgonetas continuarán jugando un papel importante para llevar pedidos tanto a los negocios como a los propios consumidores. Por este motivo, el laboratorio rodante de UPS está siendo crucial en la implementación de nuevas tecnologías bajas en carbono.

Una de los principales avances en este sentido corresponde a los vehículos eléctricos EV. En total, el grupo cuenta con 52 unidades, que operan en su almacén principal de Londres y forman parte de una flota eléctrica de 140 vehículos en toda Europa. Se utilizan especialmente para zonas muy pobladas, en las que las distancias a recorrer son relativamente cortas.