La cooperativa guipuzcoana URSSA utilizará las instalaciones del muelle de Cantabria del puerto de Tarragona durante los próximos meses para hacer el montaje final de un synchrolift.

Esta operativa el tráfico de cargas de proyecto y especiales del enclave tarraconense que ya han recibido la semana pasada las tres primeras piezas de la estructura metálica para transportar embarcaciones fuera del agua.

En su conjunto, este equipo elevador de barcos contará con un total de 32 piezas y estará formado por bloques intermedios de dimensiones de 25 x 70 x 3 metros y de entre 700 y 800 toneladas cada una, que terminarán conformando una estructura de 2.428 toneladas en total.

Las piezas para el montaje del synchrolift llegarán en servicios de transporte especial por carretera desde el País Vasco hasta el enclave portuario de Tarragona, desde donde, una vez montado el equipo será embarcado con destino a Argelia, probablemente dentro de unos seis meses, cuando los trabajos hayan concluido.

La posibilidad de realizar embarques directos desde muelle, así como amplias áreas operacionales y mano de obra especializada gracias a la importante industria auxiliar de Tarragona junto con el potente clúster petroquímico de la zona, colocan al tráfico de cargas de proyecto como un elemento fundamental para el crecimiento del enclave portuario tarraconense